Cómo saber de quien no fiarnos

Muy a menudo, nos encontramos con personas que por el mero hecho de mirarnos a los ojos nos trasmiten desconfianza. En muchos casos, terminamos depositando demasiada confianza en ellas y cuando menos lo esperamos, nos traicionan o utilizan a su antojo. Este tipo de experiencia, aunque dolorosas, nos sirven para ir acumulando un conocimiento bastante amplio de en que personas podemos confiar y en cuales no. Veamos cuales suelen ser las señas de identidad de este tipo de individuos.

 desconfianza

No van de frente

La característica más llamativa de estas personas, es el miedo a quedar mal con el resto del mundo. Establece una conversación breve y sin demasiada trascendencia con él o ella. Te darás cuenta rápidamente de que nunca te contestan con claridad a preguntas que conlleven un mínimo compromiso con él/ella y siempre se irán por las ramas. Es muy curioso observar como su intención será siempre la de no “pillarse los dedos” con ninguna de sus afirmaciones, intentando constantemente quedar bien, diga lo que diga. Para contrarestar esta situación suelen recurrir a frases de amistad buenas e ingeniosas o halagos, con el fin de simular una cercanía a la otra persona mayor de lo que realmente es.

Malas vibraciones y envidia

La envidia es el peor mal que azota a la sociedad actual desde hace años, en concreto a cierto número de personas como las que estamos describiendo en el día de hoy. Este problema, hace que se vuelvan seres oscuros, de doble cara y que en el momento que tomen una mínima confianza con nosotros, comenzarán a criticarnos a todo lo que se mueva – y a lo que no, también – . Desconfiad de personas que aúnan críticas y pesimismo, es una mezcla explosiva.

En raras ocasiones valoran la vida

Suelen tener algún o algunos vicios materiales. Ya sea el tabaco, drogas, sexo, o juego, este hecho únicamente nos hacen sacar una conclusión. No valoran lo que debieran la vida “real”. Pongamos un ejemplo. Conocemos a alguien que nos da mala espina, pero decidimos darle una oportunidad sin importarnos demasiado las consecuencias. Mantenemos una relación pasable con esta persona, pero nos damos cuenta de que a menudo intenta evitar quedar con nosotros, comprometerse, etc… En un 80% de ocasiones, terminaremos averiguando que tiene una adicción de cualquier tipo. Este tipo de hechos, hacen que valoren más una determinada actuación hacia su peligroso “hobbie” que incluso socializar con más personas.

Resumen

Acabamos de ver los motivos más llamativos que nos harán saber si una persona es de fiar o no. Diremos para acabar solo una cosa, y es que cuando demos con alguien que muestra este tipo de síntomas, hagamos borrón y cuenta nueva, ya que por lo general , siempre nos dejarán apartados en los momentos de necesidad.

Related Posts